Extractivismo y DD.HH.

Publicado el 3 abril 2017 | por Maurice van Beers

0

Cajamarca le dijo ‘Sí’ a la vida y ‘No’ a la explotación de oro en La Colosa

De manera contundente los habitantes del municipio tolimense de Cajamarca rechazaron el pasado domingo 26 de marzo la posibilidad de que en su territorio se construya una mina de oro a cielo abierto en La Colosa. El resultado de la consulta popular fue arrasador y el mismo tendrá repercusiones en todas las regiones de Colombia donde el capital financiero transnacional busca la explotación a como dé lugar de este apetecido mineral.

Desde muy temprano en la mañana, y sin importar la lluvia que en varios momentos acompañó la jornada, cientos de personas se acercaron al colegio municipal para participar en esta consulta popular que tardó más de dos años en realizarse. Y aunque el ambiente estaba tenso y hasta hubo denuncias de un supuesto fraude, al final el certamen transcurrió en forma normal tranquila.

La incertidumbre que reinaba entre los habitantes de este municipio era si la consulta iba a alcanzar el umbral de 5.438 votos que le otorgara validez jurídica a la elección. En menos de 40 minutos, la Registraduría entregó los resultados: 6.296 personas participaron de los comicios, de las cuales el 97% eligió la opción de rechazar las actividades mineras en este territorio. Por el Sí, la votación apenas alcanzó 76 votos. Hubo 41 tarjetones no marcados y 14 votos nulos.

Efectos de la consulta popular en Cajamarca

Al ganar el No y alcanzar el umbral, el Concejo municipal de Cajamarca deberá prohibir la minería y, en consecuencia, la transnacional Anglo Gold Ashanti no podrá seguir con el proceso de exploración de La Colosa. Los resultados de esta consulta tendrán impacto en todo el país.

De acuerdo con lo dispuesto tanto por la Ley 134 como la Ley 1757, el resultado de una consulta popular, si supera el umbral necesario, es obligatorio y vinculante. En consecuencia, el Concejo deberá adoptar en próximos días la decisión del mandato popular, y prohibir la minería en el municipio.

Tras conocerse los resultados de la consulta popular, las calles de Cajamarca estuvieron llenas de gente el domingo en la tarde, con pitos y banderas celebrando un resultado que, sin duda, marcará un antes y un después en la manera como desde el Estado colombiano y las empresas se asume la participación de las comunidades en los megaproyectos económicos que afectan de manera directa los ecosistemas de sus respectivos territorios.

 


Sobre el autor



No se admiten más comentarios

Ir arriba ↑

PAX