Cesar

Publicado el 5 octubre 2018 | por PAX

0

Estados Unidos reafirma su apuesta por la reconciliación y sueña con encontrar la verdad.

Por segundo año consecutivo, el corregimiento cesarense de Estados Unidos celebró el “Día de las víctimas”, una conmemoración que refleja la determinación de un pueblo que decidió tomar en sus manos la defensa de la paz de su territorio y la innegociable búsqueda de verdad y reparación.

Las calles y la plaza central de esta pequeña población enclavada en la zona carbonífera del Cesar al norte de Colombia, se engalanaron para recibir a las casi 400 personas, entre invitados y habitantes, que se congregaron para rendir un homenaje a las víctimas de tantos años de violencia.

Conmemoración del Día de las Víctimas en el corregimiento de Estados Unidos en el municipio de Becerril.

Tan importante como el ejercicio de memoria y dignificación, fue la demostración de cómo la gente de este territorio, viene reconstruyendo los lazos que los unen en un esfuerzo por recuperar lo que los violentos les arrebataron. “Las víctimas llegaron hasta el parque y se hicieron sentir”, cuenta emocionado el líder comunitario Erasmo Villar, para quien lo más importante de esta conmemoración fue que volvimos a decirle al mundo entero que Estado Unidos es un corregimiento que salió de la violencia y que no solo queremos que nos recuerden como víctimas sino, que ante todo, queremos saber la verdad”.

Es la segunda vez que los habitantes del corregimiento de Estados Unidos y sus organizaciones realizan este acto de memoria y dignificación de las víctimas.  Su intención, dice Evelio Aguirre, líder de la Asamblea Campesina del Cesar por la Restitución de Tierras y el Buen vivir, “es que esta fecha se institucionalice en el municipio de Becerril y para ello, vamos a pedirle a los concejales que mediante un proyecto de acuerdo se nombre el 30 de septiembre como día de las víctimas del municipio”.

La verdad como imperativo

Este reclamo de verdad cobró especial relevancia con la presencia del Padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad – CEV – creada luego de la Firma del Acuerdo Final de Paz.

El padre de Roux sacudió la conciencia colectiva de los asistentes, al referirse a la soledad que tuvieron que soportar comunidades como Estados Unidos, cuando el país se silenció y no fue capaz de sentir los dolores que ellos estaban sintiendo y, movilizarse. “No podemos de aquí en adelante, seguir guardando silencio, seguir abandonando a nuestra gente”, fue el llamado del Presidente de la Comisión de la Verdad.

Las víctimas vieron en la presencia del Padre de Roux, una esperanza para que sus casos lleguen hasta esta institución que hace parte del sistema de justicia transicional y que será la encargada de buscar la verdad que está detrás de más de cinco décadas de conflicto armado interno. “Me impresionó mucho la determinación de la comunidad de buscar la verdad, y al mismo tiempo, su decisión de perdonar pero, siempre y cuando, se reconozcan responsabilidades”, expresó de Roux quien señaló la obligación que tiene la Comisión de la Verdad de esclarecer “qué fue lo que nos pasó en el conflicto, escuchándonos todos, dignificando a las víctimas e invitando a que se reconozcan las responsabilidades”.

Hasta allí, llegó también la ex candidata vicepresidencial, Imelda Daza quien quiso arropar, en este día de euforia y dolor, a las víctimas y sus familias. Para Daza, oriunda del Cesar y quien conoce muy bien la historia desgarradora de los campesinos de la zona, esta conmemoración reivindica los nombres de los que cayeron porque hasta hoy, dice la activista política, “siguen siendo mancillados, y señalados como que murieron porque en algo raro estaban comprometidos”. Una dignificación que se une, según Daza, a una decisión inquebrantable de retornar a sus parcelas a pesar de las heridas abiertas y que la no repetición aún no este garantizada.

Los organizadores de esta conmemoración valoraron como muy positiva, la presencia por primera vez, del presidente del grupo de la empresa multinacional Prodeco, el sr. Mark McManus, quien reafirmó el compromiso de contribuir activamente a la construcción de la memoria histórica del municipio y  la necesidad de prevenir que los crímenes del pasado se repitan”. Prodeco es un actor clave en la zona para abrir un diálogo claro y constructivo que ayude a sanar las heridas y garantice  la construcción de la paz en este territorio.

Un ejercicio de reconciliación

El Padre Francisco de Roux resaltó la presencia en esta conmemoración de los diversos actores del territorio, algo que según él, envía una señal clara de la disposición que existe para buscar caminos de diálogo.

Una apreciación en la que coincide el ex constituyente de la ANC, Héctor Pineda para quien la conmemoración en el corregimiento de Estados Unidos se tradujo en un escenario de reconciliación: “lo que encontré fue una comunidad superando sus propios dolores y en la superación de esos dolores, reclamando un espacio de reconciliación y de diálogo”. Pineda señaló cómo la comunidad de Estados Unidos, a pesar de haber sido golpeada por todos los actores armados, le está diciendo a Colombia entera, que es posible “superar la página de violencia y comenzar a escribir la página de la reconciliación”

Por su parte, Antonio Calvo, coordinador regional de PAX Colombia hizo un llamado para que se avance en un diálogo que permita el esclarecimiento de los hechos y sobre todo, la reconciliación en este territorio.

A pesar de la euforia que despertó la presencia en este “Día de las Víctimas” de todas estas personalidades, José Arquímedes Higuita fue claro en señalar la deuda sin pagar que tiene el Estado y la sociedad colombiana con todos ellos: “los daños y las pérdidas que han experimentado las víctimas se vuelven más intensos con la falta de reconocimiento social y político y por las precarias acciones de garantías de justicia verdad y reparación”, dijo con claridad, este líder de la comunidad La Concordia y quien habló en representación de la Asamblea Campesina del Cesar por la Restitución de Tierras y el Buen Vivir. A las víctimas de este corregimiento del municipio de Becerril no ha llegado, ni la verdad ni la justicia ni ninguna reparación por los caídos en las masacres, las desapariciones forzadas, los asesinatos selectivos, el despojo o el desplazamiento masivo de sus habitantes que convirtió a esta vereda en un pueblo fantasma.

Entre el público, los jóvenes escuchaban atentos todas las intervenciones, incluso, una chica se atrevió a tomar la palabra para decirle al auditorio, que ellos, a pesar de haber sufrido con sus padres tantos hechos dolorosos: “tomamos fuerzas de ese pasado, pero no para quedarnos ahí, sino para reflexionar sobre la necesidad del perdón y poder seguir adelante”. Es de la fuerza y el optimismo que transmiten estas nuevas generaciones, de donde saca la población de Estados Unidos, la fe y la esperanza para recuperar el proyecto de vida colectivo e individual que los largos años de guerra, les destrozó.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el autor



No se admiten más comentarios

Ir arriba ↑

PAX