Cesar

Publicado el 21 septiembre 2018 | por PAX

0

Paz pero sin reconciliación en la región minera del Cesar

En el Día Internacional de la Paz y dos años después de la firma del Acuerdo de Paz de Colombia, las víctimas de la región minera del Cesar siguen esperando la verdad y la reconciliación.

El coordinador general del programa para América Latina de la organización internacional PAX, Joris van de Sandt indicó que: “Cada vez un mayor número de actores, incluidas compañías energéticas europeas que importan carbón colombiano, están presionando para lograr un diálogo de reconciliación entre las víctimas de violaciones graves de los derechos humanos y las empresas mineras del Cesar. Es hora de actuar”, puntualizó.

Presión por el diálogo

La compañía energética sueca Vattenfall está dando el ejemplo correcto. El año pasado publicó una Evaluación de Riesgos de Derechos Humanos en la que requieren que las compañías mineras entablen un diálogo con las víctimas. En un informe de seguimiento al tema publicado recientemente, la empresa parece indicar que las cosas no avanzan lo suficientemente rápido: “Seguimos viendo que se necesitan mayores acciones para lograr un diálogo”.

Conflicto en Cesar

La región minera de Cesar ha sido duramente afectada por el conflicto. Entre 1996 y 2006, al menos 3.100 personas fueron asesinadas, 55.000 agricultores fueron expulsados ​​de sus tierras y cientos de personas desaparecieron. El grupo paramilitar responsable de estas atrocidades llegó en el mismo periodo en el que las multinacionales mineras comenzaron sus operaciones en la zona. Sin embargo, hasta ahora las compañías mineras  no han tratado adecuadamente el impacto de sus operaciones sobre los derechos humanos. Al mismo tiempo se han beneficiado de los abusos, adquiriendo, por ejemplo, tierras en zonas donde las comunidades habían sido desplazadas a la fuerza. Las víctimas han luchado durante mucho tiempo por el reconocimiento, la verdad y la reparación, no obstante el aumento de las amenazas y los ataques de los nuevos grupos paramilitares con presencia en la zona.

Acción urgente

A pesar de la creciente presión económica y política del exterior, una compañía como Drummond todavía se resiste a la oferta de las organizaciones de víctimas para entablar un diálogo. Mientras tanto, la situación de seguridad de los defensores de los derechos humanos, incluidas las víctimas, se ha deteriorado y se necesitan medidas urgentes para garantizar su seguridad. Van de Sandt: “PAX está preparando a las víctimas para un diálogo constructivo con las compañías mineras sobre la verdad y la reconciliación. A pesar del miedo y el sufrimiento, están listos para reconciliarse. Ahora le toca a las compañías mineras,  unirse  y actuar”.

Tags: , , , , , , , , ,


Sobre el autor



No se admiten más comentarios

Ir arriba ↑

PAX